Montemos una Jamstorming

Jam sessionLos que me leéis asiduamente este blog sabéis que me gusta hacer un ejercicio de conectismo y aplicar las buenas ideas a otros campos, ya que ahora mismo estoy estudiando la técnica del brainstorming y pasamos por un periodo de intensa creatividad en el grupo donde toco, voy a hacer un ejercicio de extrapolación para ver si consigo un método que fomente la creatividad y el surgimiento de nuevas ideas en un ensayo, como veremos el resultado es algo parecido a una Jam session pero con un resultado más práctico, por eso he decidido llamarle Jamstorming.

En primer lugar pongo las claves para una buena sesión de brainstorming y a continuación su correspondencia en una Jamstorming.

  • Grupo formado por personas de procedencia diversa: Algo muy típico en una Jam session, pero que además se cumple en todos los conjuntos musicales, cada instrumentista está especializado en su/s instrumento/s.
  • Familiarizados con el problema pero no expertos:  Al fin y al cabo como la mayoría de músicos, sólo necesitamos saber que tipo de música vamos a hacer y la técnica necesaria para ella.
  • 6-12 personas: En el caso de la música es posible hacer esto con menos personas, con más de 12 lo veo inviable.
  • Grupo no jerarquizado: Por supuesto para que el grupo funcione bien debe ser lo más democrático posible en su día a día.
  • Persona que dirija la sesión y tome nota: No solo debe haber una persona dirigiendo y tomando notas, también es muy recomendable grabar el ensayo para extraer las mejores ideas después de éste.
  • El juicio sobre las ideas se suspende hasta que se han agotado: Muy lógico puesto que si no se cohíbe la generación de buenas ideas. Pudiendo provocar bloqueos creativos.
  • Ambiente distendido: Algo esencial, seguro que se nos ocurre alguna idea para conseguir el ambiente ideal 😉
  • Mejorar y combinar las ideas del resto: Por ejemplo desarrollando los motivos del otro, ampliándolos, haciendo variaciones, vamos lo que suele hacerse en una Jam.
  • No se pueden criticar ni cuestionar las ideas que surgen: Eso es lo bonito de una lluvia de ideas, cualquier locura está permitida.
  • La evaluación de las ideas debe realizarla gente que no haya participado en la sesión: Para conseguir esto es necesario que una parte del grupo dedique a escuchar la sesión que la otra parte interpretará. Una vez terminado el ensayo, el grupo que evalúa las notas y la grabación y lo estudia, eligiendo las mejores ideas. Si somos pocos y no nos podemos dividir podemos invitar a amigos a que nos evalúen, procurando siempre mantener el ambiente distendido para que no parezca eso un concierto o un examen.

Espero poner en práctica el método pronto y ver si funciona de verdad, espero que de buenos resultados.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.