entramado.net

Posts tagged “música

Dub: Los otros hackers de los 70

Los 70 son conocidos por el auge de los primeros hackers, fueron tiempos muy interesantes en Silicon Valley, las primeras computadoras con precios accesibles y tamaños reducidos empezaron a nacer de manos de jóvenes emprendedores con mucha ambición, a veces pocos escrúpulos… Bueno, ¿qué voy a contar yo que no haya contado ya toda la industria del espectáculo estadounidense?

Menos conocido es el caso de otros hackers, que en esos mismo años también empezaron a tener acceso a máquinas con las que realizar cosas nunca vistas, o mejor dicho oídas. En esos años en Jamaica se juntaron todas las condiciones para revolucionar la música, una cultura musical potente, un artista como Bob Marley regalando al mundo un nuevo estilo de música y por último, pero no menos importante, la ausencia de leyes de propiedad intelectual. Porque la técnica la tenían en todo el mundo, pero sólo estas condiciones podían hacer que un fallo en producción que dejara un tema sin voces hiciera saltar la chispa del dub.

Lo siguiente ya vendría rodado, las bases sin voces permitirían la aparición de maestros de ceremonias, el «toasting» al llegar a EEUU se convertiría en rap, en Europa el dub daría paso al Jungle, el drum and bass y se integraría en la cultura rave. Todo esto convergería en el dubstep y se infiltraría en las últimas décadas en la música dance. Difícil es negar la revolución musical que supuso esta música, la que vino a dar la vuelta al sonido, abajo empezó a ser arriba y viceversa. Sin más presentaciones os dejo con el documental que explica todo lo que os he querido transmitir.


Tocando con Pool Jazz

Anoche tuve el honor de tocar en la jam session de los amigos de Pool Jazz, un grupazo que no podéis dejar de seguir.


Cómo cambiar la industria de la música

La pregunta que os hago hoy en el blog es muy sencilla. ¿Si pudieras cambiar a tu gusto la industria de la música tal y como la conocemos hoy, cómo la cambiarías? Es decir, ¿como te gustaría que fuera?

A mí hay cosas que me gustaría que cambiaran radicalmente, otras que les falta un pequeño empujoncito y algunas que sólo son un sueño lejano. Vamos a ver unas cuantas.

Skullcandy Headphones

La música grabada y en vivo

Fonoautógrafo, así se llamaba el primer aparato que registró sonidos, fue en el año 1857, luego llegaría el más conocido, el fonógrafo que permitiría además reproducir esos sonidos grabados y con esto empezaría una división en la música, la música en vivo y la música grabada.

La música grabada permitiría la caída de las fronteras en el mundo musical, curioso que en el momento del auge del nacionalismo la música popular se hiciera global, como preludio de lo que se acercaba a principio del siglo XX la música de los Estados Unidos, el jazz y el blues empezó a inundar las casas de todo el mundo, dejando de lado a la música culta de la ya vieja Europa. La cosa terminaría en los años 50 con la fusión definitiva de la música negra y blanca, el nacimiento del rock y el establecimiento de la la música en vivo de masas.

Estos últimos 70 años, los conciertos han ido evolucionando sin parar, en parte presionados por esa facilidad que da la música grabada, para ofrecer una experiencia completa al que asiste a ellos, los macroconciertos en la actualidad buscan ofrecer una experiencia sinestésica que ningún otro producto de entretenimiento pueda superar.

Música Ubicua

At the silent discoEsta idea siempre me recuerda a uno de esos fenómenos extraños que surgen a veces en las grandes ciudades, me refiero a las Silent Disco, una idea genial o una soberana tontería, llevar auriculares en una discoteca silenciosa que retransmite la música por canales radio puede verse como una de estas dos formas, pero lo cierto es que abre el camino a una nueva forma de entender la música en vivo.

De lo que estoy hablando es que si el canal ya no importa y la música en directo se puede servir a través de unos auriculares, un altavoz o la caja de resonancia de una guitarra, la frontera entre lo virtual y lo en vivo desaparece es decir que la música se hace ubicua y podemos tener a nuestro dj preferido pinchando para nosotros a 8000 km de distancia casi como si fuera en vivo. Es cierto, he dicho casi, hay cosas que nunca serán igual, pero siempre podemos ponerle un poco de sal al plato y con esto paso al siguiente tema.

Gatgets Musicales

Para una experiencia musical completa podemos empezar a crear distintos gatgets conectados a Internet que se sincronicen con la música que estamos escuchando, por ejemplo pantallas LED audiorrítmicas o Radios inteligentes, pero también desde el otro lado, con instrumentos conectados directamente a la Red que compartan automáticamente lo que están tocando. Por supuesto nos podemos meter ya de paso en el mundo de la Internet de las Cosas desde el punto de vista musical y las opciones serían ya infinitas, solo es cuestión de tener las ideas.

Industria distribuida

Por supuesto nada de esto tendría sentido si la industria de la música no tuviera una estructura distribuida, agotado el modelo de las discográficas están surgiendo montones de pequeñas productoras que están haciendo que los pequeños artistas tengan un espacio en el mercado local, pero esto no es suficiente, la aspiración de estas pequeñas productoras debe ser hacer global su producto, ofrecerlo a todo el mundo y para eso necesitan canales de distribución con barreras más bajas de entrada, Spotify es el ejemplo de lo altas que están las barreras. ¿Cuantos grupos independientes no podemos encontrar dentro de su catálogo? Al actuar también como intermediario centralizador la plataforma establece las reglas y por ejemplo los grupos no pueden comunicarse con su público directamente, lo que ofrecería algo más allá de la misma música.

Para conseguir todo esto necesitamos nuevas herramientas, que rompan las ataduras de los de siempre y podamos empezar a entender la música de una forma distinta, ni grabada ni en vivo, si no micrófono a auricular, cuerda a oído y persona a persona.


Qué no es arte

Sin querer entrar en la metafísica discusión de qué es el arte, sí voy a pasar por la conversación que Pablo Bernardo empezó, y que ha tenido su buena crítica, para dejar por escrito las ideas que llevo años sosteniendo en discusiones similares.

  • Arte no es tecnología: La tecnología permite nuevos tipos de arte, pero en sí no hace al artista, aunque ya se ha hablado del origen que la palabra arte tiene en la de técnica, no es el significado que nos ha llegado a la actualidad. También se ha nombrado ya el hecho de que existen obras de arte que se pueden haber creado con un rodillo y un bote de Titanlux y no por eso dejan de considerarse arte.
  • Arte no es esfuerzo: Al punto anterior me remito, en el caso de Malévich se podría argumentar: “¿Y el esfuerzo mental?” A lo que sólo me queda responder:
  • Arte no es buen gusto: Algo que se suele confundir con demasiada frecuencia. Buen gusto es lo que socialmente se reconoce como aceptable, es decir por la mayoría, pero eso no quiere decir que porque esté hecho con “buen gusto” sea arte, hay obras de Schönberg que siguen sin considerarse de buen gusto y ningún estudioso negaría de que son claramente artísticas.
  • Arte no es elitismo: Sigo con la música porque para mí es el ejemplo más claro de que como el arte puede verse asaltado por el elitismo, desde el barroco donde un tal J. S. Bach dejó escrito cuál debía ser el “buen gusto” durante los siguientes 200 años se empezó a gestar el conservatorio de música, fuera del que no existía el arte, pero a partir del sigo XX la música popular abrió una nueva rama que cambiaría para siempre la historia de la música, el jazz. Hoy en día no considerar el jazz como arte no cabe en casi ningún sitio, hasta los conservatorios lo han absorbido en parte y si consideramos el jazz arte, ¿por qué no todos sus hijos, nietos y otros descendientes? Blues, rock, música electrónica… Lo que me lleva al siguiente punto.
  • Arte no es entretenimiento: Hay un punto en que se diluye el arte para convertirse en entretenimiento, puede parecer una frontera poco clara, incluso podemos ponernos cínicos y negarla, pero dos cosas que distinguen el entretenimiento del arte.
    • El entretenimiento es un producto: En el sentido de que su fin es ofrecerse a un consumidor que de alguna forma paga por él.
    • Tiene una vida útil limitada: se “desgasta” con el consumo, las obras de arte, por mucho que las veas, escuches o sientas no dejan de provocar algún sentimiento.

Y hasta aquí mis ideas al respecto, que por supuesto estoy abierto a debatir.


Montemos una Jamstorming

Jam sessionLos que me leéis asiduamente este blog sabéis que me gusta hacer un ejercicio de conectismo y aplicar las buenas ideas a otros campos, ya que ahora mismo estoy estudiando la técnica del brainstorming y pasamos por un periodo de intensa creatividad en el grupo donde toco, voy a hacer un ejercicio de extrapolación para ver si consigo un método que fomente la creatividad y el surgimiento de nuevas ideas en un ensayo, como veremos el resultado es algo parecido a una Jam session pero con un resultado más práctico, por eso he decidido llamarle Jamstorming.

En primer lugar pongo las claves para una buena sesión de brainstorming y a continuación su correspondencia en una Jamstorming.

  • Grupo formado por personas de procedencia diversa: Algo muy típico en una Jam session, pero que además se cumple en todos los conjuntos musicales, cada instrumentista está especializado en su/s instrumento/s.
  • Familiarizados con el problema pero no expertos:  Al fin y al cabo como la mayoría de músicos, sólo necesitamos saber que tipo de música vamos a hacer y la técnica necesaria para ella.
  • 6-12 personas: En el caso de la música es posible hacer esto con menos personas, con más de 12 lo veo inviable.
  • Grupo no jerarquizado: Por supuesto para que el grupo funcione bien debe ser lo más democrático posible en su día a día.
  • Persona que dirija la sesión y tome nota: No solo debe haber una persona dirigiendo y tomando notas, también es muy recomendable grabar el ensayo para extraer las mejores ideas después de éste.
  • El juicio sobre las ideas se suspende hasta que se han agotado: Muy lógico puesto que si no se cohíbe la generación de buenas ideas. Pudiendo provocar bloqueos creativos.
  • Ambiente distendido: Algo esencial, seguro que se nos ocurre alguna idea para conseguir el ambiente ideal 😉
  • Mejorar y combinar las ideas del resto: Por ejemplo desarrollando los motivos del otro, ampliándolos, haciendo variaciones, vamos lo que suele hacerse en una Jam.
  • No se pueden criticar ni cuestionar las ideas que surgen: Eso es lo bonito de una lluvia de ideas, cualquier locura está permitida.
  • La evaluación de las ideas debe realizarla gente que no haya participado en la sesión: Para conseguir esto es necesario que una parte del grupo dedique a escuchar la sesión que la otra parte interpretará. Una vez terminado el ensayo, el grupo que evalúa las notas y la grabación y lo estudia, eligiendo las mejores ideas. Si somos pocos y no nos podemos dividir podemos invitar a amigos a que nos evalúen, procurando siempre mantener el ambiente distendido para que no parezca eso un concierto o un examen.

Espero poner en práctica el método pronto y ver si funciona de verdad, espero que de buenos resultados.

 


Todos usamos cookies, acéptalo ya. más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close